SpanishCatalanEnglish

11. Diente de leche y diente en paladar

Diente de leche y diente en paladar

La impactación de los caninos (dientes que no han llegado a erupcionar y quedan incluidos en el hueso) se produce en aproximadamente un 2% de los pacientes de ortodoncia, es por ello la importancia de un control radiográfico y de erupción por parte de ortodoncistas y odontopediatras.

Estas visitas de control son muy importantes porque nos permiten realizar, si fuese necesario, procedimientos preventivos e interceptivos encaminados a evitar que los dientes permanentes que se están formando dentro del hueso se desvíen de su camino.

caso real ortodoncia Terrassa

La paciente acude porque tiene un diente de leche en boca y un canino permanente dentro del paladar.

caso real ortodoncia Terrassa

En la radiografía panorámica se observa el canino aparentemente sobre las raíces de los incisivos.

caso real ortodoncia Terrassa

TAC: Siendo la radiografía un método de diagnóstico limitado en estos casos, le realizamos a la paciente una tomografía axial computarizada (TAC).

El TAC nos permite ver desde diferentes ángulos la posición real del diente y su relación con las raíces de los dientes vecinos. Esta herramienta es de mucha utilidad para planificar, tanto el tratamiento de ortodoncia como la cirugía, para acceder al canino y poder llevarlo a su posición correcta.

caso real ortodoncia Terrassa

En esta foto del molde superior se aprecia la diferencia de tamaño entre el diente permanente y el diente de leche.

caso real ortodoncia Terrassa

El cirujano realiza, previa anestesia local, la fenestración del canino. Este procedimiento consiste en retirar encía y hueso que rodea al canino para poder colocarle un bracket.

La tracción del canino la hacemos con la ayuda de brackets de autoligado y un aparato auxiliar que cruza el paladar. Desde este aparato auxiliar y con la ayuda de un resorte iniciamos el movimiento del canino hacia su posición correcta.

caso real ortodoncia Terrassa

Cuando tenemos el canino donde lo queremos, retiramos el aparato del paladar e iniciamos un tratamiento de ortodoncia convencional.